¿El sistema de salud pierde la batalla ante la caries y enfermedades periodontales?

Muchos odontólogos y escuelas en México, pero los problemas bucodentales están a la alza.

La historia de la odontología data de mucho tiempo atrás y se desarrolla paralela a la historia de la medicina, pues algo que las une y que parece ser el motor común de su avance es la presencia de dolor en el ser humano.

En las sociedades primitivas, se desarrollaron múltiples tribus, de entre las cuales resaltan los mayas y los aztecas.   Sus antecedentes odontológicos los definen como preocupados por sus dientes, pero no por su curación.   Dentro de las prácticas odontológicas de los aztecas, se encuentra la mutilación dental, limando o incrustando piedras de gran estima en los dientes.

La Enseñanza de la Odontología en México:

El 19 de abril de 1904 se crea la primera Escuela de Odontología del país, al establecerse el Consultorio de Enseñanza Dental.   En 1912 la Escuela de Odontología de la UNAM se independiza de la Escuela de Medicina.   En los años 30 se establecieron las escuelas de odontología de las Universidades de Guadalajara, Nuevo León y Puebla.   En ese tiempo se funda también la primera escuela de odontología de una universidad privada, la Universidad Autónoma de Guadalajara.   Luego en los años 50 se crean cuatro escuelas más en las Universidades de Michoacán, Tamaulipas, Tabasco y Veracruz.

En el Plan Decenal de Salud para las Américas, en 1972, se redactó un capítulo especial de Recomendaciones en Odontología en donde se exhortaba a los países a superar la escasez de recursos humanos en odontología cuyo indicador en América Latina estaba, para esa época, en 1.9 odontólogos por 10 mil habitantes.   Es a partir de este documento que algunos estados de la República Mexicana inician la creación de escuelas de odontología, y así de 1970 a 2002 aparecen en México 27 nuevas escuelas públicas que ofrecen la carrera de Cirujano Dentista, Estomatólogo, Médico Cirujano Dentista, Médico Cirujano Odontólogo, Licenciado en Odontología, Médico Estomatólogo o cualquier nombre afín de un profesional que trate los padecimientos de la cavidad oral, para sumar 42 escuelas públicas en el país.

Esta explosión acelerada de universidades que deseaban tener sus propios egresados de odontología, se multiplica en todo el país, ya que para 2012 en todos los estados de la República Mexicana, existe una escuela de odontología de universidad pública o privada.   En 2012 se cuentan 44 facultades públicas en todo el país, este crecimiento de 15 escuelas en 1969 a 42 en 2002 para sumar 44 en 2012 resulta normal y necesario, ya que son parte del crecimiento y desarrollo de una universidad y de los proyectos educativos de cada Estado.

A diferencia del crecimiento normal de la educación odontológica en las universidades públicas, las universidades privadas de ser solo una escuela hasta 1969, y 35 en 2002 actualmente se han multiplicado y suman 107 para el año de 2012, que sumadas, tenemos que en México se proporciona formación odontológica pública y privada en 151 facultades y escuelas de odontología.

Este auge de apertura de escuelas de odontología en nuestro país ha contado con la tácita aprobación de la Secretaria de Educación Pública quien les da la validez a sus estudios sin el debido control de los programas y con el silencio de las Asociaciones y Colegios que agrupan a los odontólogos activos de México, a quienes debería preocuparles esta situación ya que será en sus miembros a los cuales representan en quienes al final de cuentas repercutirá esta saturación del mercado laboral.

El incremento de escuelas de odontología lógicamente repercute en la matrícula de alumnos que año con año desean estudiar la carrera de odontología en escuelas públicas o privadas y de una matrícula total en México de 13,581 alumnos en 1992, aumentó a 51,487 en 2012.

Práctica Odontológica actual en México:

A pesar de los esfuerzos que la OPS (Organización Panamericana de la Salud) inicia en los setentas para cambiar el modelo de educación y formación odontológica en Latinoamérica, al evaluar y ver que los odontólogos formados no tenían los conocimientos para enfrentar y resolver los problemas de salud bucodental que la población presentaba en ese tiempo, cuarenta años después siguen vigentes, nos seguimos enfrentando a una práctica odontológica tradicional, donde el modelo de servicio que predomina en el profesional de la odontología es la práctica privada individual, que no provoca un cambio social importante ya que prevalece la odontología repetitiva, restauradora y mutiladora y que ve al paciente en etapas avanzadas de la enfermedad no en sus inicios.

Por otro lado, el número de pacientes que pueden pagar los servicios dentales privados, se reduce a las clases media alta y alta, por lo que se ve disminuido aún más el acceso de la población a la consulta privada y se aumenta la competencia entre los odontólogos por un limitado grupo de pacientes que pueden pagar esos servicios.   Otro problema que repercute en la práctica del egresado, obedece a la falta de desarrollo tecnológico de equipo y material dental en el país.   Esto ha provocado que en el país la inserción laboral del odontólogo en los últimos años sea más difícil, propiciando nuevas formas de desarrollo profesional por el creciente desempleo en ámbito privado.

Estas nuevas modalidades de trabajo profesional van desde el subempleo (dentista con porcentaje en clínicas, asistente dental, etc.), la práctica grupal para disminuir costos de instalación, renta de espacio equipado en un consultorio, práctica itinerante (sin consultorio fijo) venta de seguros dentales, trabajo parcial en otra actividad, etc.   Aunado a lo anterior el ejercicio profesional se concentra en algunas regiones del país aumentando más la competencia laboral entre los odontólogos activos.

Salud bucodental:

La falta de planeación durante estos cuarenta años han reflejado resultado muy pobres para resolver los problemas de salud bucodental en México.   No sabemos para qué necesitamos tantos odontólogos, que problemas bucodentales reales existen en la población, ni cómo resolverlos.   En estos 40 años a pesar de la gran cantidad de odontólogos que egresan semestre tras semestre de estas universidades, la salud bucodental de la población no se ha visto beneficiada pues los índices y prevalencias de caries y enfermedad periodontal en México continúan ganando la batalla.

Según los últimos informes de la Secretaría de Salud de 2009, el promedio nacional de la prevalencia de caries dental en niños de seis años fue de 75.4 y de los de12 años de 72.1y de 18 años 87.2, información que asevera que a pesar del aumento el número de escuelas de odontología y el número de odontólogos, aun no podemos disminuir los promedios de caries dental en el país.   Sabemos que la salud bucal es una parte fundamental de la salud integral, sin embargo existe una gran diferencia entre el concepto de salud y la manera de realizar el cuidado de la salud oral.

La salud bucal no está contemplada como una como prioridad en las políticas de salud del Estado ni son parte de las acciones básicas de servicio, por lo que la atención bucal queda restringida a su atención en la práctica privada y si esta está limitada a la restauración y no contempla la prevención dentro de su modelo de servicio, la salud bucal de la población mexicana sigue perdiendo la batalla y será difícil si no imposible, el pensar en erradicarla.

(POR: María de Lourdes Montaño Pérez y Ricardo Manuel y Raúl Sánchez Rubio Carrillo, de la Universidad Autónoma de Baja California.   Revista Iberoamericana para la Investigación y el Desarrollo Educativo. Publicación # 10 Enero – Junio 2013.    “Análisis de la situación odontológica en México, desde la formación, el ejercicio profesional y el control de las enfermedades bucales más frecuentes”.)

 
 
 

About the author

More posts by